miércoles, marzo 29, 2006

Crónica de un despido anunciado.

Muchas veces nos enfrentamos en la vida a situaciones que nos dejan perplejos y que la mayoría de las veces no sabemos cómo reaccionar. Es así como por ejemplo nos enfrentamos a la muerte de alguien conocido o el enterarte que fulana o sutana está embarazada. Eventos que por su complejidad requieren un análisis de los hechos para poder emitir un juicio, eventos que la mayoría de las veces quedan en la memoria...u otras veces no.

Uno de aquellos eventos ocurrió el día de ayer en la tarde (Martes 28 de Marzo de 2006), cuando me vine a enterar que uno de los profesores que me hacía clases en la carrera de Química y Farmacia fue despedido.

El afectado lleva por nombre José Lopez y el cargo que tenía era profesor de cátedra de varios ramos, entre los cuales estaba "Síntesis de Medicamentos", ramo en el cual estaba yo.

Al principio no supe cómo reaccionar ante la noticia, si alegrarme o entristecerme, si enojarme o aceptar la noticia de manera pacífica, pero sea cual sea el caso, esa era una de esas situaciones que te dejan descolocado.

La situación, sin embargo, no me pilló de sorpresa. El año pasado, habían rumores de que efectivamente iban a despedir a este profesor...pero siempre fueron eso: rumores. Hoy compruebo con sorpresa que los rumores eran ciertos. Los motivos del despido fueron múltiples, así como también los rumores que actualmente corren...hasta un chiste escuché por ahí.

Dentro de los motivos del despido estaba el "Ser manipulador con el alumnado" y "Separar alumnos de la carrera". Puedo dar fe de ambas situaciones, ya que, si bien el profesor me cae bien y lo encuentro excelente como persona y docente, no puedo decir lo mismo de sus habilidades como investigador (por lo menos en el tiempo que lo vi en la UCN), así como tampoco muy integrado al trabajo interdisciplinario (con, por ejemplo, las profesoras del área biológica). ¿A qué viene todo esto? que en algunas personas ha causado tanto fanatismo y fervor debido a su proselitismo que incluso he empezado a desconocer a personas que consideraba amigos en mi carrera. Si bien trato de ser lo más imparcial posible, esto mismo me ha acarreado problemas con mis compañeros.

Otro de los motivos del despido era el "Descalificar a la institución" y "no preocuparse por la carrera", los cuales encuentro correctos hasta cierto punto. Nosotros somos estudiantes de Química y Farmacia, una carrera profesional con una fuerte base científica (química y bioquímica principalmente). Ese mismo hecho ocurre con los profesores. Si bien no todos son farmacéuticos, se preocupan de dejar bien parada la carrera frente a las demás instituciones (académicas o no) con sus investigaciones y preparación de los futuros profesionales. Nosotros como alumnos debemos exigir una formación científica que nos permita desenvolvernos como tales en investigación & desarrollo de nuevas técnicas, nuevos fármacos, etc., así como también una formación profesional que nos permita desempeñarnos perfectamente (o por lo menos bastante bien) en el ámbito laboral. No puedo negar que la formación como profesional farmacéutico que nos ha entregado ese profesor es buena, sin embargo, me siento inseguro de su formación científica, puesto que se supone que una buena formación científica debería dejarte preparado para entender a cualquier profesor que dicte cátedra sobre la materia que estás viendo, como es el caso del profesor Kesternich, frente al cual yo y muchos no nos sentimos lo suficientemente bien preparados.

Respecto de "descalificar a la institución", algunas veces en clases hizo varios comentarios y críticas al sistema de mi carrera. No lo niego, necesitamos mejorar en muchos aspectos y para eso necesiamos autocrítica....pero constructiva. De parte de él y su "team" (si...es vox populi que tiene un team), pro mi parte, solo escuché críticas, muy pocas de las cuales tuvieron alguna sugerencia de cómo mejorar. He sabido que muchas veces se le ha pedido que traiga profesores de afuera de Antofagasta para que nos vengan a hacer cátedras y yo por lo menos, no he visto a ninguno por parte de él. ¿Coincidencia? ¿será así con los demás? Dudas 100% razonables.

Hubieron más motivos, pero esos son los que me logro acordar.

No me tomen a mal. Las experiencias recibidas por parte del profesor Lopez en el ámbito profesional son invaluables y fue un excelente aporte en ese aspecto, además de que como persona es un 7 y por mi, ojalá que el profesor se quede, a pesar de las falencias anteriormente descritas (bueno...si fuera directivo, le diría que no atornille al revez, porque la ropa sucia se lava en casa), sin embargo, la decisión del consejo de carrera ha sido tomada y, si no me equivoco, ni aunque viniera el mismo papa Benedicto XVI podrían recontratar al profesor.

En fin...mañana habrá que aguantarse no más con el profe Kesternich y llegar a la hora. De que enseña bien, enseña bien, pero de que es estricto, lo es. =/

Saludos.


PD: Cualquier comentario e información expresada acá es de mi exclusiva responsabilidad y mis fuentes de información son los mismos alumnos de la carrera, así como las clases a las que asisto.

martes, marzo 21, 2006

Vacaciones, parte IV y vuelta a clases.

Como les anuncié en el blog anterior, en esta entrada iba a escribir sobre el resto de mi estadía en Angol y sobre mi vuelta a clases...pues bien, acá voy.

El resto de los días en Angol (que fueron pocos), no fueron muy "entretenidos" que digamos, salvo por algunas idas al cibercafé local a ver un par de papers y luego a conversar con algunos amigos y amigas por msn. El penúltimo día en que estuve en esa ciudad, mi viejo nos llevó a toda la familia a Coronel, localidad a una media hora del gran Concepción (que incluye a San Pedro de La Paz, Talcahuano, Concepción y otra ciudad más, que están fusionadas). El clima fue bastante raro. Cuando salimos a las 9 y media de la mañana de ese día, estaba lloviendo y el aroma del aire era bastante peculiar. El olor a tierra mojada y a pino insigne, además de lo nublado y lluvioso del día, generaron una atmósfera que dudo que vaya a olvidar...fue una hermosa despedida de estos parajes al sur del mundo.

El día 28 de Febrero salí de mi casa a las 8:15 de la mañana con rumbo a Antofagasta. Los bultos que llevaba eran tantos, que hubo que llevarlos en camioneta desde la casa hasta el paradero del bus, que quedaba a 3 cuadras de la casa.

Como dato curioso, les cuento que cuando íbamos en el bus, camino de Angol a Santiago, el bus paró en las afueras de Chillán en una posada para que los pasajeros pudiéramos almorzar. Lo divertido es que se demoraron como 5 minutos en servirnos y nosotros terminamos de comer en 20 minutos. El almuerzo en realidad consistió en un plato de carne con fideos (para mi) y pollo con fideos (para mi hermana).

Llegamos a Santiago, llenos de bultos. No se cómo, pero logramos cambiarnos de andén. Esperamos pacientemente que llegara nuestro bus, hasta que llegó un amigo de mi hermana. El tipo llevaba por nombre "Rafa" y era muy simpático y chistoso. Finalmente, llegó el bus, embarqué las cosas y me vine para Antofagasta.

A medida que el bus iba avanzando, lentamente las añoranzas se iban haciendo patentes. El hecho de ver la faz de tus padres confiando en ti dan la impresión de responsabilidad, tristeza al dejarlos, pero alegría al comprender que esto es por tu propio bien.

El bus llegó con retraso a Antofagasta, por lo cual también tuve que hacer unos llamados para que nos pasaran a buscar. Llegamos al depto, almorzamos donde una tía, empezamos a repartir mermelada que nos mandó nuestra madre, etc.

Desde entonces, hasta el día de hoy, han ocurrido distintos eventos que han marcado mi vida emocional, los cuales, a mi parecer, encuentro que me hicieron crecer como persona y que creo que no vale la pena mensionar en esta columna. Solo quiero agradecer a "esa" persona por todo lo que significó (en realidad, significa. ^^ )para mi....en todo aspecto.

En la vida académica...bueno, como todos los años, tengo problemas con la malla, equilibrio de ramos, etc., los cuales también he tenido que ir resolviendo poco a poco.

Con respecto al teclado...si...estoy aprendiendo algunos acordes, ya me manejo un poco con la mano derecha, falta sincronizarme con la izquierda. Esas serían mis metas a corto plazo.

Espero poder seguir escribiendo acá, pero por motivos de tiempo creo que no lo haré tan seguido como me gustaría.

Saludos.

miércoles, marzo 01, 2006

Vacaciones, Parte III

Estimados lectores.

Lamentablemente no he podido actualizar mi blog tan seguido como quisiera, más que nada por motivos de falta de internet.

En fin, retomando lo anterior, lamentablemente no pude ir al parque nacional Nahuelbuta por motivos de tiempo, flojera y falta de gente. Tiempo, porque había que ir mínimo por un día y tenía mejores panoramas. Flojera, porque había que caminar demasiado. Falta de gente, porque iba a ir solo con mi hermana, lo cual es medio fomeque si es que hay que andar caminando todo el día. Lo ideal es ir con un grupo de amigos...por lo que supe.

En vista y considerando que no pude ir a ese parque nacional, decidí un día de la semana pasada, ir a Puerto Montt con mi hermana. El viaje duró toda la noche. Amanecimos a las 6:30 de la mañana en esa hermosa bahía.

El cielo era oscuro y nublado...de pronto, como de la nada, aparece una especie de flash. Con mi hermana pensamos que era gente tomando fotos...pero en realidad era un rayo que caía del cielo, iluminando la oscuridad en ese puerto.

Poco después, el cielo tronó y empezó a caer la lluvia...primero como unas pequeñas gotas y luego como una ducha fría en invierno.

Nos quedamos refugiados en el terminal de buses mientras escampaba, cuando a eso de las 7 am, al fondo de las nubes, empezaba a verse un atisbo de luz cálida....era simplemente hermoso el amancer en esos parajes australes.

Así comenzó el día. Hicimos un pequeño recorrido por la ciudad, por la caleta de Angelmó, por el centro, por los 2 mall....sin paraguas. Fue bastante divertido ir corriendo de tienda en tienda para no mojarnos. Nunca nos imaginamos que en tiempo de verano iba a haber tanta lluvia y frío...sin embargo, aquellos factores no le restaron aquella "magia" que tiene esa ciudad...es más, diría que ayudó bastante a encantarnos.

Luego de recorrer Pto. Montt, a esod e las 12 tomamos un bus a Frutillar. El pueblo es bastante bonito y creo que no necesito contarles más. Quedamos maravillados por su arquitectura, sus paisajes y sus comidas. Almorzamos en un restaurant bastante típico, aunque un poco caro.

El mismo día, después de almuerzo, volvimos a Pto. Montt para tomar un bus que nos llevara a Castro, donde íbamos a pasar la noche. El viaje fue exquisito. El sentir el viento, la lluvia y el mar es algo que para mi no tiene precio.


Llegamos a la isla grande de Chiloé. Continuamos nuestro viaje en el bus por la ruta 5 sur hasta llegar a Ancud, donde el vehículo hizo una pequeña parada para dejar y recibir pasajeros. Luego de la parada, seguimos camino a castro, a medida que el cielo se tornaba azul-calipso y las nubes iban disipándose poco a poco. A eso de las 7 de la tarde llegamos a la bella ciudad de Castro. Ciudad de palafitos, de iglesias, del trauco y del Caleuche. Ciudad rica en tradiciones y productos del mar. Una ciudad que de verdad vale la pena que la visiten.

Como era poco el tiempo disponible, decidimos hacer nosotros un city-tour por aquella pintoresca ciudad. Cenamos en un restaurant que queda frente a la plaza, el cual sirve abundanter comida por unas pocas monedas...bueno, no pocas, pero sí abundante comida.

Al día siguiente, hicimos un recorrido en lancha por el fiordo para luego ir a almorzar curanto al mercado. La verdad es que entre mi hermana y yo, apenas nos terminamos uno, porque era demasiada la comida.

Finalmente, nos fuimos a Pto. Montt esa misma tarde y allá nos alojamos en una casa de familia-pensión, la cual tenía una muy buena atención y muy buen precio....y para rematar, quedaba a pasos del terminal de buses. Mejor no podíamos estar. Ese día salimos a comprar souvenirs y a recorrer Angelmó.

A eso de las 12:45 nos fuimos a almorzar a un restaurant de esa caleta y a las 13:30 nos embarcamos camino a Angol. El viaje había concluído y nosotros estábamos agotados.

Moraleja: si van para esa zona, tienen que ir mínimo una semana para recorrer bien todos esos parajes, muchas veces recónditos e inaccesibles en vehículo.

Para la próxima, publicaré acerca del resto de mi estadía en Angol y mi vuelta a Antofagasta.

Saludos.